Nieves Heredia

Nieves Heredia

Soy Nieves Heredia tengo 25 años, vivo en la Mina, estoy casada y tengo una niña.

A mí siempre me ha gustado la escuela, estudiar y sacar buenas notas. Desde siempre he tenido claro que quería estudiar y no conformarme sólo con el graduado. A todo esto tengo que decir que mi trayectoria educativa no ha sido seguida ni perfecta, quiero decir, que también he tenido temporadas que he dejado de estudiar y también repetí segundo de bachillerato; todo ello combinado con épocas de desánimo. Pero aún así, nunca me he dado por vencida y he seguido con mis estudios.
Actualmente sigo estudiando, concretamente este curso me matricularé de segundo curso de ciclo de grado superior de educación infantil. Mi objetivo hoy día es hacer la carrera de magisterio infantil y poder ser profesora de la escuela de mi barrio.

En cuanto a ser gitana y tener estudios no lo considero nada malo, ya que simplemente estas formada y puedes optar a según qué trabajos que sin formación no sería posible. Sigo siendo gitana, y orgullosa de decirlo en cualquier sitio que se tercie. Nuestra cultura es muy rica en valores y tradiciones, y una parte fundamental somos las mujeres. A parte de ser las principales encargadas de transmitir a nuestras generaciones su cultura somos pilares fundamentales dentro de la estructuración de nuestras casas, es decir, somos imprescindibles para nuestro pueblo. A veces parece que no tenemos tanto peso pero la realidad es que: somos madres, cuidamos a nuestras familias, colaboramos y trabajamos para tirar de nuestros hogares, etc. Que sería del pueblo gitano sin sus mujeres.
Con todo esto quiero hacer ver a los niños y niñas gitanos, en especial a las niñas; que hay que demostrarnos a nosotras mismas y al resto de la sociedad que nosotras podemos y valemos para ello. A día de hoy hacen falta referentes gitanos en todos los ámbitos de la sociedad ya sean maestros, médicos, educadores sociales… da igual la cuestión es hacernos visibles y fuertes y que todo el mundo vea hasta dónde es capaz de llegar el pueblo gitano. Y para esto parte fundamental es la educación, es la principal vía para conseguirlo.

Me gustaría que mi ejemplo ayudase a jóvenes gitanos y gitanas, a motivarlos y que de una vez por todas nos lancemos sin miedo a conseguir nuestros sueños porque estoy segura que los podemos conseguir.